El caldo michi , Tradicion Japonesa en Guadalajara.

pescaderia tomas

En el segundo piso de San Juan de Dios existe una historia que se remonta a la segunda guerra mundial y que une a México con Japón.

Javier Yutaka hijo de Toshio Nagatome quién llegó a los 17 años y se casó con una mexicana de origen japonés cuya familia también migró huyendo de la posguerra por las condiciones en las que quedó Japón, cuenta que la familia Terasai y el señor Seki fueron los primeros en vender caldo de pescado, ya que tenían un negocio de pescados crudos, por lo que, al no saber qué hacer con los sobrantes, se dieron a la tarea de preparar caldo para consumirlo. Poco a poco llegaron clientes ansiosos por este platillo, hasta convertirlo en un plato clásico en el mercado San Juan de Dios.

Socorro Moriya es una mexicana quien trabajando con el papá de Javier en los años cincuenta conoció a Takanobo “Pancho” Moriya, ella en una olla de más de 15 litros repite la receta que aprendió de los mismos japoneses, así como otras más que las mujeres le compartieron, porque ella se adaptó a la comunidad.

caldo-michi-san-juan-de-dios-copy

El negocio de “Soco” abarca más de 20 locales. Son varios acumulados de un metro de distancia. En un lado vende el caldo michi, un trozo de pescado sazonado al gusto con cebolla, cilantro y limón. Acerca de este platillo ella tiene su hipótesis: “¿Será mentira o será verdad? Había un gato que se comía el pescado y le decían ‘Michi, no te andes comiendo el pescado’”. Pero a Javier le contaron otra historia: que un cliente michoacano asistía con tal frecuencia, que le dejaron en su honor el diminutivo “Michi”.

Soco y sus hijos, que tienen local frente a ella conservan la tradición del abuelo, quien migró de Wakayama, Japón a México para pescar atún en Ensenada, Baja California, cuando la Segunda Guerra mundial le sorprendió en este país y lo mejor fue no regresar al punto del conflicto.

Estas familias migraron, trabajaron y enviaron dinero a quienes se quedaron en Japón. Ahora sus descendientes hacen historia en Guadalajara. Cada cucharada de caldo michi es un viaje a su pasado y a su cultura de ultramar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *